en-I Jornada - Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y Biosistemas

09/05/2017

-"Los drones revolucionarán la agricultura, pero con la ayuda de los agrónomos". Opinión que ha compartido el experto en pilotos de drones D. Antonio Sousa, porque "el dron aporta la información en primer término y nos localiza el problema", pero para poder reducir la "siniestralidad" y poder actuar correctamente en el campo es necesario el ingeniero.

Sousa ha asegurado también que los drones y su equipamiento se han abaratado sobremanera, lo que posibilita su popularización en la agricultura: antes un equipo costaba 60.000 euros, "ahora por poco más de mil euros" es posible tenerlos en el mercado. Además ha añadido, que es "una herramienta que facilitará al agrónomo llegar a actuar antes, anticiparse, con un menor coste económico y con una aplicación más localizada" y ha asegurado que "es un producto que abarata costes y hará que las cosas sean más rápidas".

Esta ha sido quizás la conclusión a la que los expertos y asistentes han llegado en esta Primera jornada celebrada el 9 de mayo en Madrid sobre la aplicación de drones en el medio agrario organizado por la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas (ETSIAAB) y el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias (COIACC).

Expertos en drones, topografía, de la agricultura de precisión e ingenieros agrónomos han puesto el acento en la popularidad de esta tecnología en el ámbito de la agricultura y en los claros beneficios que la generalización de su uso supondrá, aunque han señalado que arroja datos complejos que hay que interpretar para que sean útiles.

El director de la ETSIABB, Luis Ricote, ha insistido en que "esta nueva herramienta está llamada a ser importante para los objetivos de los agrónomos", aunque "lo que realmente importa es lo que hay debajo: el campo".

La decana del COIACC, María Cruz Díaz, ha reconocido que "la profesión" debe estar con los avances tecnológicos para poder cumplir con los objetivos de asegurar "alimentación de calidad y suficiente" a una población creciente y ya no hay más tierra que cultivar, por lo que la tecnología se antoja indispensable para incrementar la producción, además de forma sostenible.