en-Certificación de pilotos de drones del Aeropuerto Internacional José Martí de la Habana - Cuba, e inspección de labores de cetrería robótica para control cinegético aviario.

16/11/2017

Durante varios días, y en las aulas e instalaciones de la ECASA (Empresa Cubana de Aeropuertos y Servicios Aeronáuticos), dentro del Aeropuerto Internacional José Martí de la Habana - Cuba

D. Antonio Sousa Lamas ha llevado a cabo el curso de certificación nacional a los pilotos de drones, una conferencia sobre el estado actual y aplicaciones con RPAs y la supervisión e inspección de los procedimientos de coordinación y uso de drones en labores de cetrería robótica para control cinegético aviario.

El sistema pionero que está funcionando en este aeropuerto internacional para el control de fauna aviaria, ha reducido de manera drástica los incidentes que se producían en años anteriores.

Con un exhaustivo y profesional protocolo de actuación, y bajo el control y autorización de las tres entidades gestoras en la zona (Ejército, Espacio aéreo nacional y control de TWR), los sistemas automatizados funcionan a la par de las operativas aéreas que tiene un promedio de 3,5 - 4 minutos de separación y condiciones meteorológicas de todo tipo.

Tanto operador como piloto, están sujetos de manera constante al control de torre del Aeropuerto, y poseen protocolos de seguridad para evitar cualquier interferencia o situación de riesgo.

Los sistemas utilizados emulan la forma de una rapaz depredadora, y buscan limpiar la zona del masivo cruce de pista de vuelo y alrededores que antaño se producían, gracias a un patrón de vuelo circular preestablecido, que imita el vuelo real de un ave, y que atrae/ahuyenta a otras especies.

La figura histórica del cazador ha sido reconvertida a la de lanzador o inspector de entorno, de manera que no ha sufrido reducción el número de puestos de trabajo (exigencia de la Administración Pública), al contrario del número de animales sacrificados, que ha descendido casi de manera total.

Durante el curso y conferencia, los alumnos aportaron puntos de vista sobre actuaciones y posibilidades que demostraban el buen nivel y el mejor hacer de estos profesionales, así como la constante inquietud por nuevas soluciones y aplicaciones de drones en todo tipo de ámbitos laborales.

El equipo humano está formado por un elenco de expilotos de caza y combate (Mig 21), que aportan un conocimiento y experiencia aeronáutica inimaginable, y por jóvenes pilotos de dron y operadores que junto a la metodología correcta y al seguimiento estricto de los protocolos establecidos, aseguran una operativa correcta.

Es un claro ejemplo de la implementación de sistemas de última tecnología a labores cotidianas, que redundan en un abaratamiento sustancial y unos resultados más que satisfactorios. La coordinación de todos los integrantes y actuantes de esta operativa, redunda en el éxito de su funcionamiento, buenos resultados sobre un sistema a exportar y dar a conocer.

Agradecimiento a D. Luis Varela Insua