I DRONES INTERNATIONAL CONGRESS - I Congreso Internacional de Drones Galicia

31.03.2017

El I Congreso Internacional de Drones trajo a Galicia a más de 1.600 personas de varios países.


Ha contado con la intervención de los mayores expertos y ponentes del sector, desarrollándose entre el 31 de marzo y el 2 de abril en Orense.


Desde la Asociación Galega de Graduados e Enxeñeiros Técnicos de Telecomunicaciones de Galicia -Aggett- realizan un balance positivo de los 3 días de ponencias, exhibiciones y carreras de l Congreso Internacional de Drones de Galicia, celebrado del 31 de marzo al 2 de abril en Ourense, "y no sólo por la afluencia -que alcanzó algo más de 1.600 asistentes desde viernes a domingo-, sino también por la repercusión a nivel de acuerdos comerciales cerrados, y las propuestas entre entidades, empresas e instituciones para futuras colaboraciones" señalaron. José Manuel Martínez, presidente de Aggett, destaca el agradecimiento a los casi 30 ponentes y 15 empresas "de grandísimo nivel que se acercaron a Ourense y nos ayudaron a colocar esta zona en el mapa de los avances tecnológicos y del emprendimiento de acciones de este tipo".


Martínez añadió que "eran ponentes que procedían de distintos puntos de España y del extranjero, entidades, agencias, empresas e instituciones de gran prestigio a la hora de hablar de drones: en definitiva, hemos congregado en Ourense el nivel más alto jamás pensado para dar contenido a este congreso, y esperamos que en próximas ediciones continúe en la misma línea".


Probablemente los hermanos Wright, cuando levantaron con su avión los primeros palmos del suelo, nunca llegaron a pensar que habría máquinas en el futuro capaces de volar por el hombre; sin el hombre. A esto le llamamos ahora drones aéreos. Algunos de los mayores especialistas en los aparatos de vuelo no tripulado -y en hacer negocio con ellos- coinciden durante este fin de semana en Orense, gracias un congreso internacional organizado por la Asociación gallega de Ingenieros de Telecomunicaciones.

«En los países donde hay una legislación, todo funciona correctamente. Es decir, hay una escuela y después está la universidad con asignaturas tecnológicas. Cuando todo eso pasa, entra la pasta. Y la inversión, que a veces es extranjera, solo viene si un país está regulado». Vinuesa habla desde una atalaya «global», vacunada contra los «nacionalismos». Es una de las voces más escuchadas en el universo dron: la suya tiene un cariz didáctico, casi magistral. Cuenta, por ejemplo, que en Francia una empresa podría cobrar 200 euros por detectar fugas de calor en una urbanización de 50 viviendas. En España «se ha hecho todo al revés», critica. «Han empezado a formarse pilotos pero hay un bloqueo, que es la normativa».

Otro caso más. Una compañía gala vigila con drones la seguridad de las vías por donde circula el TGV, el AVE del país vecino. «Lo hace de día y de noche, y ya no tienes a un tío haciendo kilómetros todos los días, solamente se manda un mensaje con la ubicación de la incidencia».

«Yo no comparto el libre albedrío. La ley actual da mucha opción a que hagamos lo que necesitemos siempre y cuando sepamos que somos los responsables. Restricciones va a haber ahora y siempre», explica Antonio Sousa, piloto de avión, helicóptero y drones, experto legislativo, formador y examinador de pilotos. «Todos buscamos que el sector sea útil y tengamos seguridad».

Posición de Galicia

Sousa Lamas declara además que desde su posición, el empuje de Galicia en la industria tiene más de evidencia que de horizonte. «Rozas parecía una cosa muy puntual, pero cada vez aparecen más inversiones en Galicia. Hay empresas que tienen sede aquí y tienen una representación nacional de bastante calado. Es una referencia, indudablemente»,. Vinuesa lo suscribe. «Nosotros sabemos que Thales y Airbus -dos de las empresas punteras- están mirando a Galicia. Pero como Galicia hay muchos en Europa. El sistema no puede crear un sitio único: tiene que haber siempre una Pepsi para una Coca-Cola», recalca.

José Manuel Martínez tiene razón cuando afirma que el experto francés «habla claro». Él lo escucha en calidad de responsable de la asociación organizadora. Están «desbordados» por la acogida que suscita el encuentro, pensado para decidir entre todos los agentes «el camino que debemos seguir». Cuando faltaban unos días para cerrar la inscripción, las setenta empresas previstas en un comienzo pasaron a ser mil. «Es un tema que atrae. Los drones están aquí para quedarse, forman parte de nuestras vidas. La gente no debe tener miedo, uno de los motivos por los que estamos aquí es porque queremos acercarnos al público, que vea que los drones no muerden». Al contrario, hacen algo más que volar.

Video aquí.