Certificación de Investigador Forense Digital – ANTPJI

23.10.2019

La Asociación Nacional de Tasadores y Peritos Judiciales Informáticos, ha creado esta Certificación como Investigador Forense Digital, para capacitar a analistas e investigadores digitales, en las habilidades y manejo de herramientas y estrategias de vanguardia en mercadotecnia digital.


Durante estos dos días, 23 y 24 de Octubre, en la sede del Consejo General de la Abogacía Española, se ha colgado el cartel de NO QUEDAN PLAZAS. El curso de Analista promovido por la ANTPJI ha conseguido reunir perfiles multidisciplinares de la abogacía, entorno jurídico y tecnologías diversas, con la finalidad de aunar en un mismo evento, las posibilidades y procedimientos que definen el hacer más actual de los que nos dedicamos al trabajo Forense Digital, y los interesados en dicha formación y actividad.


Los asistentes han tenido la oportunidad de conocer de primera mano los devenires, experiencias, herramientas y procedimientos más habitualmente utilizados, en varias de las especialidades que la tecnología de hoy en día demanda de los forenses y peritos.


A ojos del propio Presidente de la ANTPJI D. Ángel Bahamontes, cada día surgen nuevas ramas tecnológicas que demandan de especialización y formación diferencial. El trabajo de campo de los analistas y forenses, comienza sobre soportes digitales, pero difiere de manera sustancial en función del procedimiento o la finalidad del proceso judicial en el que se enmarcan: websites, mails, redes sociales, servidores, cloud, ordenadores, dispositivos móviles, drones, etc., y por ende, han de seguir pautas y líneas de investigación que no siempre convergen en el uso de las mismas herramientas o de los mismos especialistas.



Una de las piezas claves en la que prácticamente todos los ponentes coincidimos, es en la importancia de dos momentos cruciales que son comunes en todas las investigaciones realizadas, independientemente de la especialidad que tratemos.

  • El trato de la prueba como elemento fundamental del proceso, y con ello, su clonación, su invulnerabilidad y su salvaguarda. La cadena de custodia y el proceso de aseguramiento de su integridad son la base fundamental de toda investigación.
  • El colofón a nuestro trabajo fuera de sala judicial, la elaboración de un Informe y el establecimiento de las conclusiones, que deben regirse por la claridad y simplicidad, con la que de manera totalmente aséptica y puramente objetiva, debemos mostrar y hacer entender a su señoría, el objeto por el cual se precisa de nuestra intervención.


En mi caso particular, he intentado que los asistentes viesen además, las tres ramas en las que yo divido mi trabajo y que determinan mis procedimientos, a saber:

  • Investigación forense pura, basada en los restos, pruebas y hechos, que permitan identificar "causa-efecto" y generar valoraciones y tasación de daños así como responsabilidades y desencadenantes. Estas, dan pie a la generación de hipótesis sobre los hechos.
  • El uso de sistemas tecnológicos de extracción y análisis de evidencias, que permitan reconstruir eventos, identificar participantes y determinar datos técnicos que apoyen las hipótesis iniciales de la investigación.
  • La aplicación normativa específica (Drones, RGPD, LOPD, LSP, etc...), para "justificar" o enmarcar las irregularidades de la actuación que da pie a la investigación y su posible irregularidad o apertura de procedimiento por vía administrativa, civil, penal o desestimación en su caso.


Quizá esta última "pata del banco", la de aplicación normativa, es la más innovadora en el trabajo forense, pero, hay que reconocer que la mayoría de normativas que rigen el uso de tecnologías son innovadoras o están en continuo cambio y evolución, recordemos que el RGPD tiene menos de un año de aplicación directa, el Real Decreto de drones es del 2017 en derogación de la ley de 2014, y ahora vuelve a cambiar y adapta la transposición de los textos que la CE va publicando, la LSP es de hace "dos días", etc., y eso dificulta a los juristas estar al día de su envergadura y aplicación sectorial, de no ser por las observaciones y trabajo de especialistas y expertos en dichos campos.

Al final, creo que me repito al decir lo de siempre, formación, formación y formación que requiere actualización y trabajo diario, y que en nuestro caso, el de los forenses o analistas tecnológicos, digitales o de sistemas inteligentes, requiere de un esfuerzo continuo.

Debemos sintetizar la complejidad del análisis de nuestro trabajo, con la simplicidad en la elaboración de documentos entendibles, en los que brille la independencia, objetividad y profesionalidad por encima de todo.

He tenido la suerte de compartir estas dos jornadas con compañeros y amigos que desarrollan una excelente labor profesional en diversas ramas de la tecnología y he disfrutado de la compañía y charla con alumnos y colegas que se interesan de manera encomiable en su adaptación a los nuevos tiempos, buscando salidas profesionales y adaptación a procedimientos innovadores.

Para todos un fuertísimo abrazo, mi admiración y por supuesto toda mi disponibilidad para lo que puedan necesitar.