¿Jugamos a "no jugárnosla"?

27.11.2018

He tenido la oportunidad de visitar el Centro Hospitalario de ASEPEYO en Sant Cugat del Vallès, donde la tecnología se ha puesto a disposición de todos, para ayudarnos a entender y vivir en primera persona los riesgos que acechan tras las incorrectas prácticas laborales.


No quiero resultar frívolo en mi "titular", aquí nadie juega y menos con la salud y la vida, aquí, al contrario, se toman muy en serio lo que no se ve, lo que no se oye, lo que no se percibe, pero realmente es inherente a cualquier actividad laboral, el riesgo.


Está claro que, cuando recibimos formación somos más receptivos a lo que experimentamos que a lo que nos cuentan, de esa experiencia ASEPEYO ha "llenado" su unidad de prevención, dotando a sus instalaciones dedicadas a las acciones formativas de sensibilización e información y, encaminadas a fomentar las buenas prácticas preventivas en la empresa y correcto compromiso en materia de seguridad y salud en los puestos de trabajo, de los escenarios más variopintos y realistas posibles.

Hemos "jugado" para no jugárnosla, hemos "vivido" y presenciado de manera directa, situaciones (por desgracia) muy habituales que hacen peligrar nuestra salud y en ocasiones nuestra vida.

El uso de los sistemas de protección y equipos personales es "la matraca de siempre", el empresario (cada vez menos), ve un desembolso y una pérdida de tiempo que afecta a la producción, el trabajador (cada vez menos), ve un engorro y una molestia en el uso. ASEPEYO nos ha enseñado a "ver", de verdad, donde va ese polvo que no vemos; a "escuchar", de verdad, cuan fuerte es, ese ruido que oímos; a sentir de cerca un fuego; a conocer como horas de malas posturas y fallos ergonómicos afectan nuestras articulaciones y músculos; a gritar de miedo al caer desde un tejado mientras por suerte todo era virtual.




Realidad virtual, gamificación, videos, simulación, experiencias online, etc...., ASEPEYO saca la artillería pesada y se alía con los empresarios y trabajadores en la búsqueda del "0", cero bajas, cero accidentes, cero muertes.

Hoy yo he jugado a errar y "tener segundas oportunidades", he jugado a sentirme inseguro "desde la barrera", he jugado con "las cartas marcadas", he jugado como casi nadie juega, teniendo ventaja.

Muchas víctimas de enfermedades crónicas laborales, accidentes e incluso muerte en el puesto de trabajo, no tuvieron la suerte que yo. No jugaban.

Es mejor jugar a "no jugársela", que jugársela sin segunda oportunidad. Experimentar, ver, tocar, sentir y practicar, ayuda a hacer lo correcto. Ayúdate a no arriesgar.

Una correcta prevención, es la mejor inversión para el empresario y el trabajador.

En ASEPEYO me ha sorprendido por lo moderno, tecnológico y avanzado de las propuestas, pero sobre todo por lo humano de su finalidad, por el gran equipo y, por supuesto, por la apuesta e implicación de sus centros de divulgación y sensibilización.

Muchas gracias al equipo de Prevención de ASEPEYO por su tiempo, su confianza y su buen hacer.

Nos veremos...